viernes, 25 de abril de 2014

¡¡¡OCASIÓÓÓÓÓN!!!

Virgen santa. Como ha cambiado el fútbol. La gente pasa de los goles. Ahora lo que se gritan son las ocasiones. El público se ha vuelto más exigente y refinado. No se dejan deslumbrar por la guinda del pastel. No la quieren. Ahora aprecian la esencia de este deporte. El perfume del balompié. Paladean la ocasión como si sirviera de algo. Y les da igual que vaya seguida de gol o no.

—¿Mete goles ese jugador?
—¿Goles? De que sirven los goles. Te quedas en la superficie. Eres incapaz de ver mas allá.

Encima esto. Tener que soportar esa superioridad moral de la que creen gozar por celebrar lo efímero. Hijos de puta. Sociedad de mierda. Lo único bueno es que no hay peleas. Si lo piensas bien, las ocasiones gustan a todos. Son los goles los que separan. Los que dejan herido a uno de los bandos. Desde que la ocasión goza de protagonismo hay mucha mas paz en el mundo del fútbol. Pero en el resto del mundo sigue habiendo dictaduras, genocidios, guerras civiles, torturas, niños que mueren de hambre, etc.
¿Dónde está ahora tu superioridad moral, eh, hijo de puta? ¿Quien es el que se queda en la superficie de las cosas?
Pues te lo diré: ¡Tú y tu puto fútbol!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada